Progression: teoría musical 104 – Voces, su acomodo y contrapunto

- Posted May 12th, 2018 by

Artículo Original de Tuberz Mcgee. Traducción al Español por Pixel_Guy

Hola, Amigos y Amigas:

Aquí Tuberz con otra entrega de la serie de artículos centrada en el entendimiento y aplicación de la teoría musical. Me tomé el mes pasado libre para checar el nuevo álbum de Fearofdark (y *SPOILERS* es un banger */SPOILERS*), esto me dio el tiempo suficiente para poder articular la idea del tema que cubriremos hoy. En el artículo pasado vimos acordes extendidos, como los de séptima, y las maneras en que pueden ser utilizados usando sistemas sencillos de intervalos y algunos números. Es recomendable que leas mis entradas pasadas antes de revisar esta, ya que, de no ser así, las cosas se pueden poner un poco tediosas (o, para utilizar otro adjetivo; muy desesperantes). Esta entrada será enteramente sobre tomar los acordes que hemos construido hasta ahora y hacerlos fluir suavemente o, dependiendo de las circunstancias, no hacerlo en lo absoluto. Lo que también incluye a las notas de nuestra melodía y contra melodía.

Vamos a ello.

Oh sí, denme más de ese papel prehistórico sobre el que puedo escribir mis piezas en sistema hexadecimal de Microsoft Excel.

Prefacio

Así que, básicamente, trataré de explicar todo esto a través del ejemplo que he utilizado a lo largo de esta serie: Reformat the planet, de Bit Shifter. Claro que también se puede hacer con cualquier otra pieza de música, además explicaré diferentes formas de abordarlo y cómo yo lo utilizo en mi propio proceso de composición. Siéntanse libres de experimentar con esto y así encontrar qué les gusta y qué no. Ahora… siento que sería una descortesía el *no* mencionar en este punto las reglas del contrapunto, la armonía y el cantus firmus. No se preocupen si parece que estoy hablando en otro idioma, lo parafrasearé para ustedes más delante.

REGLAS Y ESAS COSAS

Las Reglas Fundamentales de la Primera Especie de Contrapunto

Nunca utilizar la consonancia perfecta cuando se hace un movimiento paralelo.

Reglas de la Primera Especie:

1) Usar solo consonancias.
a. Las consonancias imperfectas son preferibles a las consonancias perfectas.
b. Evitar el unísono, salvo al inicio y al final.

2) Comenzar con una consonancia perfecta.
a. Si tu cantus firmus está sobre tu contrapunto; debes comenzar con un unísono u octavar.

3) En el penúltimo compás se utiliza un intervalo de sexta si el cantus firmus está en la parte baja o una tercera si está en la parte alta.

4) Nunca se utilizan más de tres intervalos iguales cuando estos se mueven de forma paralela.

5) Evitar los intervalos de tritono (ej. si-fa o fa-si).

Ahora en Español

La regla principal de no moverse en consonancia perfecta si se hace un movimiento paralelo quiere decir que no debes de tener dos líneas, una moviéndose una quinta encima de la otra, moviéndose la misma distancia en la misma dirección. El primer punto establece que solo se deben utilizar consonancias, que son los intervalos de primera, tercera, quinta, sexta y octava. Estas se dividen en consonancias perfectas e imperfectas. La primera, quinta y octava son consonancias perfectas, mientras que la tercera y la sexta son consonancias imperfectas. Tal vez quieras regresar y volver a checar mi entrada anterior para tener más claro el tema de los intervalos.

También nos dice que debemos evitar el uso del unísono, salvo por el inicio y el final. Lo que básicamente quiere decir que debemos evitar el usar una primera perfecta (unísono) en nuestra contra melodía.

El segundo punto nos indica que debemos empezar utilizando una consonancia perfecta, por cierto, si tu contra melodía se encuentra  por debajo de tu melodía no deberás comenzar con una quinta perfecta.

En el penúltimo compás utilizarás un intervalo de sexta si tu melodía está por debajo de tu contra melodía y una tercera si está por encima.

No uses tres intervalos de tercera al mismo tiempo mientras estos se muevan en paralelo; o de sexta… o, de hecho, ningún intervalo. El último punto nos dice que debemos tratar de dejar fuera de nuestro contrapunto cualquier intervalo de quinta disminuida.

De tal forma que si tomara estas reglas y las aplicara a Reformat the planet obtendría algo así (me he tomado algunas libertades ya que la melodía original no sigue las reglas del cantus firmus):

Sí, Bach es genial y todo… pero ¿acaso escribía bangerz?

Entonces, ¿qué está pasando aquí? He puesto los intervalos entre la línea de fondo y la superior sobre las notas, inclusive he utilizado el ROJO donde puse una desagradable quinta perfecta (suena bien y está permitido en algunos acomodos de voces, así podemos llevar a sol hacia mi).

Ahora bien, esta es solo una forma de escribir líneas armónicas y jamás trataría de que la gente no la usara. Sin embargo, cabe resaltar que las reglas son para nerds™ y después de un tiempo todo el mundo (incluido Bach, quien de alguna forma es el responsable de ellas) las rompió. Creo  que es justo decir que si conoces las reglas entonces las puedes romper. Es mucho más fácil acercarse a la armonía y al contrapunto teniendo esta mentalidad.

Ahora es momento de movernos a algo que de verdad me gusta.

Las voces de los acordes son totalmente geniales y tienen funciones, aaaaaaaah

En el último blog vimos las voces de los acordes de séptima y, para ser honesto, creo que les conté algunas “mentirillas”. Verán, la palabra “voces” es utilizada para explicar el orden de las notas de un acorde. Por ejemplo; do mayor = do, mi, sol. Esto es lo que llamamos posición de fundamental, y es llamada así porque do es la nota fundamental del acorde (la que está en fondo). También tenemos lo que se denomina primera inversión y segunda inversión.

La primera inversión es mi, sol, do. Aún tenemos las tres notas de do mayor, pero tienen un orden diferente, con una nueva nota en el fondo. La segunda inversión es sol, do, mi por la misma razón. Pero ¿por qué es tan importante la nota del fondo? Es porque juega un papel importante en la suavidad con la que se realizará la transición entre acordes. Veamos cómo podríamos hacer la transición de acordes en Reformat the planet más suave y discutamos el acomodo de voces implicado.

Acordes mayores: fundamental: 0 4 7; primera inversión: 0 3 8; segunda inversión: 0 5 9. Acordes menores: fundamental: 0 3 7; primera inversión: 0 4 9; segunda inversión: 0 5 8.

He añadido las anotaciones necesarias para hacer la lectura más fácil. La cosa más importante al hablar de las voces de un acorde es el tratar de definir cuál será la nota más baja del mismo. En los primeros tres compases tenemos un pedal en sol (un pedal quiere decir que mantenemos la nota), lo que nos permite saber que estamos en sol mayor antes de aparezca fa# mayor. La línea de bajo solo se mueve por intervalos de segunda o tercera hacia arriba o hacia abajo, terminando en fa#, lo que le da un retorno muy acentuado a sol cuando la figura se repite. De hecho puedes aplicar ingeniería inversa a esto y escribir tu línea de bajo primero y luego ponerle acordes. Te daré un ejemplo:

Aquí he delineado lo que será la melodía y el bajo. Puedo poner los acordes basado en las notas de la melodía y el bajo. Esto nos ofrece otra forma de ver la escritura de los acordes, una donde la melodía va primero. Mucha gente no gusta de escribir música así, pero puede ser un excelente método para rearmonizar material ya existente. ¿Cómo podría armonizar esto?

Vaya, esto sí que es diferente. Quiero decir, aún estoy en la parte que importa de la escala, pero hay algunas cosas muy interesantes sobre las cuales hablar aquí. Los tres primeros compases están sobre un pedal en sol, pero ese re encima de la posición de fundamental del mismo acorde de sol se expande hasta convertirse en do y mi. Esto nos da un acorde de do mayor 7 que se extiende por dos compases. El cuarto compás tiene un cambio en el ritmo de la armonía (que tan rápido cambian los acordes) que casi funge como una suspensión. Podría decir que el acorde de este compás es sol9 (G9) con la séptima (fa natural) omitida. Ese sol encima del la menor 7 se queda ahí sin importar que cambien algunos acordes.  El quinto compás reintroduce el do mayor en posición de fundamental, encaminándolo a un do mayor 7 en tercera inversión antes de hacer un cambio drástico y pasar a mi, seguido por ese fa# semidisminuido con mi por encima y que resuelve a re formando así el acomodo de voces para el acorde re7 (D7).

Esa es mucha información en una sola frase. Esto demuestra que la parte más importante de tus acordes no es lo que está el interior, sino lo que se encuentra directamente fuera de ellos; qué nota ocupas de bajo y cuál pones encima. El resto puede ser llenado con relativa facilidad.

Gracias por sintonizar otra lección de teoría musical. La próxima vez veremos el arte del intercambio modal y los acordes “prestados”, lo que le dará más sabor y estilo a nuestras progresiones. Como siempre, si necesitas ayuda con este tema o simplemente quieres compartir tu propio ejemplo de contrapunto y recibir retroalimentación sobre ello; siempre puedes escribirme a: tuberzmcgee*arroba*gmail*punto*com.

¡Vayan y escriban muy buena música!

Tuberz
xoxo

Dig this article? Then consider supporting us on Patreon!