Progression: teoría musical 109 – Nuevos territorios armónicos

- Posted May 12th, 2018 by

Artículo Original de Tuberz Mcgee. Traducción al Español por Pixel_Guy

Hola, Amigos y Amigas:

Aquí Tuberz con teoría musical asombrosamente útil solo para ti. He pasado las últimas semanas recuperándome del lanzamiento de The great australian barbecue bash (el cual ya ha sido cubierto en este blog por el siempre genial Chip Bit Sid). El mes pasado hablamos del concepto de usar acordes como pivote hacia áreas tonales cercanas, así como de la planeación armónica. El aviso de siempre también aplica esta vez. La teoría musical es un tema bastante amplio y si no puedes comprender el tema de este mes, te recomendaría que regresaras a checar mis artículos pasados. Este mes hablaré sobre cómo pasar a áreas tonales aparentemente no relacionadas. Este es un tema muy profundo, por lo que el contenido será un poco más denso que en los anteriores, pero será uno gratificante de leer.

Vamos a ello.

¿Enserio te gusta pagarle a alguien para que haga imágenes raras sobre teoría musical o qué?

¿Por qué debería hacer pivote a algo no relacionado?

Me alegra que hayas hecho esa pregunta. La idea de hacer un pivote hacia áreas tonales cercanas es lo que rompe la monotonía de mantener la misma área tonal. La paleta armónica puede volverse aburrida, aunque quizá quedarse inmóvil es un término más apropiado. Esto se debe a que en Occidente tenemos siete notas por escala diatónica, y si seguimos reutilizando esas mismas siete notas nuestros oídos quedarán acostumbrados a ellas. No hay drama o tensión, tampoco conflicto. Imaginen un libro donde no hubiera un problema que resolver. Sería aburrido, ¿cierto? Lo mismo pasa con la música.

Hacemos un pivote a áreas armónicas cercanas porque nos provee un elemento dramático. Hacer un pivote de do mayor a sol mayor introduce fa# a la mezcla, y esto es suficiente para generar tensión. Donde nuestros oídos esperaban escuchar fa natural, escuchan el impacto de fa#. Esto ayuda a generar movimiento e interés en la música. Además de no ser tan dramático, ya que aún utilizamos seis de nuestras siete notas de la escala anterior. Sin embargo, hacer un pivote de, por decir una cosa, mi mayor a do mayor, crearía un poco más de tensión. Mi mayor ocupa fa#, do#, sol# y re#. Aquí cuatro de nuestras siete notas son diferentes de la escala original. Este puede ser un territorio armónico bastante divergente y sobrecogedor; además de ser completamente emocionante, ya que cambia el sonido por completo.

Esto podría ser utilizado para crear un cambio estridente que sorprenda al espectador a medida que te aproximas a una nueva sección o puede ser solo un cambio fugaz, quizá solo unos cuantos compases. Solo lo necesario para mantener al oyente atento mientras regresas a tu centro tonal inicial.

Bien, eso está bien, pero ¿cómo hago un pivote hacia algo no relacionado?

Este es un tema muy debatido. Claro que puedes hacer una transición abrupta a una nueva tonalidad no relacionada sin ningún tipo de preparación, pero sonará inconexo. Podemos hacer un pivote a tonalidades no relacionadas de manera más suave introduciendo accidentes de la nueva escala lentamente. Esto se hace por lo general a través de acordes en común que tengan notas de la primera tonalidad haciendo adiciones moderadas y cambios para añadir la nueva tonalidad.

Por ejemplo; hacer una transición de do Mayor (que no tiene sostenidos o bemoles) a mi Mayor (fa#, do#, sol# y re#) podría lograrse a través del uso de una progresión de acordes como la siguiente: do – la7 – re/fa# – si7]mi – – –

Esto podría ser leído utilizando los numerales romanos I – VI7 – II6 – VII7] III – – –

Sin embargo, también deberíamos relacionar estos acordes con la escala de Mi Mayor: VI – IV7 – VII6 – V7] I – – – 

Antes de cambiar de tema, me gustaría hacerles saber que un acorde con un 6 al final es un acorde en primera inversión. Un acorde con 6-4 al final es un acorde en segunda inversión.

Algunos de esos acordes son muy comunes en la armonía del primer centro tonal, los últimos son más típicos de la última tonalidad (mi mayor).El II6 es un clásico del intercambio modal que ocupa el modo lidio por su #4 (en este caso fa#). El I/♭Vi es considerado en gran parte un acorde que da color usando el intercambio modal con el modo dórico. VI7/IV7 es un acorde que se une más fuertemente a sí mismo a mi mayor, debido al peso de los acordes I, IV y V. Lo mismo podría decirse de VII7/V7, ya que da pistas del nuevo centro tonal al actuar como acorde de séptima dominante.

En este ejemplo la7 añade el do#; re/fa# añade fa#; si7 añade re# y sol# es implicado de alguna forma en esta transición.

Otra cosa súper genial es que el la7 es el acorde de séptima dominante para re, que es el acorde de séptima dominante para si7, que, a su vez, es el acorde de séptima dominante de mi. Esto va un poco más allá de las dominantes secundarias para entrar en el territorio de las dominantes extendidas comunes. Me gusta pensar en ello como el equivalente musical a tomar la mano de alguien y llevarlo hasta el final del jardín, ese alguien no sabe qué es lo que hay ahí, pero sabe a dónde lo llevan.

¡Podrías llevar esto un paso más allá y cambiar las inversiones de los acordes para tener una línea de bajo bastante sólida! Yo lo he hecho y las puse en rojo. ¡Vean como el do del primer compás sube un semitono por cada acorde! El la del segundo compás queda suspendido hasta que finalmente resuelve en sol#. La teoría musical es genial.

Entonces, ¿cómo puedo organizar algo así en mi música?

Ese es el siguiente paso, y toma un poco de tiempo. Organiza tu tonalidad, luego piensa a qué tonalidad quieres navegar. Me gusta pensar en los acordes dominantes como los nuevos centros tonales, y así hacerlos el último acorde en el pasaje de transición.  Digamos que vamos a migrar de do mayor a la♭ mayor (si♭, mi♭, la♭, re♭).

Así nuestro último acorde podría ser mi♭7, que es V7 de nuestro nuevo centro tonal; pero es ♭III7 de nuestro centro tonal original (también incorpora el modo dórico, de lo cual hablaremos después).  Entonces necesitamos buscar formas de añadir los accidentes y preparar nuestro V7. Podríamos comenzar con V/V7 (dominante secundaria): si♭7 (esto sería ♭VII7 en nuestro primera tonalidad). Entonces podríamos preparar otro acorde que, a su vez, prepare el V/V7.

Nuestra progresión de acordes ahora quedaría: do – la7 – si♭M7 – mi♭7] la♭

Nuestros numerales romanos serían: en do Mayor; I – VI7 – ♭VIIΔ7 – ♭III7] ♭VI – – –  En la♭ Mayor; III – ♭II6 – II7 – V7] I – – –

El re♭ de la nueva tonalidad es añadido de una manera abstracta. La7 usa a do# para hacerlo un acorde mayor. Do# es enarmónicamente lo mismo que re♭. Este acorde es seguido por si♭M7, que no solo introduce si♭, sino que también utiliza re natural. Esto quiere decir que el manejo de voces en la frase va de do#/re♭ en la7, a re natural el acorde si♭M7. El cual es seguido de cerca por mi♭7, que incluye la nota mi♭, la cual está por encima de re natural (mi♭ = re#).

El intercambio modal que ocurre de forma natural es testimonio de la naturaleza de la teoría armónica y de los acordes. Cada acorde fuera de determinado centro tonal puede impregnar de una sensación de una tonalidad y función pesadas al moverse hacia el área tonal que deseas.

Espero que esto haya inspirado algunas ideas en ti sobre cómo hacer un pivote hacia acordes aparentemente no relacionados y utilizar acordes comunes para introducir lentamente los accidentes a la tonalidad. Muchas gracias por envolver sus cabezas en un tema tan complejo. Por favor, comparte cómo este conocimiento te ha ayudado mediante tu propia obra. Si tienes preguntas, recomendaciones o solo quieres compartir lo que has aprendido; mantente en contacto conmigo a través de tuberzmcgee(arroba)gmail(punto)com. Siempre estoy feliz de escuchar/leer/ayudar. Sintonícenos el próximo mes pasa una discusión sobre el uso de la melodía y su impacto en el paisaje armónico.

Ciao~!

Tuberz
xoxo

Dig this article? Then consider supporting us on Patreon!