Progression: teoría musical 115 – Un ejemplo de proceso [Parte dos]

- Posted September 10th, 2018 by

Artículo Original de Tuberz Mcgee. Traducción al español por Pixel_Guy.

Hola, Amigos y Amigas:

El mes pasado cubrimos el ejemplo de un tipo de proceso que podemos utilizar para escribir material musical trabajando con un conjunto de acordes y utilizando sus propiedades. Ahora podemos empezar a ver la otra alternativa: donde comenzamos con la melodía para después afianzar la armonía. Nos encontramos en un punto donde estos conceptos son algo complicados, así que recomendaría que regresen y revisen mis artículos pasados, los cuales les pueden ayudar  a contextualizar lo que hemos aprendido hasta ahora. Lo recomiendo firmemente.  Este es el último artículo que escribiré sobre este tema antes de tomar un descanso de escribir para el Blog de Chiptunes = WIN.  Es con mucho pesar que tengo que admitir que mi tiempo es mucho más escaso desde que soy maestro en lugar de estudiante.

Así que, por última vez en un futuro previsible, vamos a ello.

En la imagen se puede apreciar cómo un hombre brisbanense se convierte en una partitura durante el interminable proceso de registrarse como maestro de música.

Ya usamos acordes… Entonces, ¿qué hay de comenzar con la melodía?

Crear melodías a partir de acordes nos da una cama armónica, la cual podemos enfatizar con notas más prominentes. Lo opuesto a esto sería comenzar con la melodía. Al comenzar con la melodía para después añadir los acordes tenemos la oportunidad de recontextualizar nuestra melodía en su totalidad. Algo que podría sonar a que está escrito en sol mayor, por repetición de notas, puede entrar perfectamente en el contexto armónico de mi menor, do lidio o incluso de re mixolidio. Esto es lo hermoso de escribir los acordes después. La melodía es la constante a la que la audiencia se engancha en medio de los giros que pueda tener nuestra canción, le da un punto para diferenciarse del resto del material, pero siempre es algo tangible con lo que se pueden relacionar.

Comencemos con la melodía de Reformat the planet.

Oh, ¡miren! Estoy relacionando esto con la lección uno. Todo son ciclos, amigos.

De la misma forma en que encontramos los acordes para escribir la melodía en el ejemplo de la lección anterior, podemos hacer lo opuesto esta vez. Ya tenemos las notas sobre las que se fundamentan los acordes, solo hay que usar un poco de ingeniería inversa. Lo genial de esto es que es muy ambiguo y podemos llevar esto en muchas direcciones. Echemos un vistazo al primer compás con las notas re y si. ¿Qué acordes llevan re y si? Aquí hay una lista de ellos:

Sol (sol, si, re), sim (si, re, fa#), re mayor 6 (re, fa#, la, si), sol# disminuido (sol#, si, re), mi7 (mi, sol, si, re), domaj9 (do, mi, sol, si, re), do#m9b9 (do#, mi, sol#, si, re).

Como se podrán dar cuenta, hay *muchos* acordes que se pueden utilizar; y eso es solo en el primer compás. De hecho, incluso podemos ver a si como nota de paso en el tiempo cuatro. Esto quiere decir que el único factor que podemos utilizar para elegir un acorde es la nota re; aumentando así de forma exponencial las opciones que tenemos. Veamos el compás cuatro solo por un segundo. Tiene las notas do, si, la y sol. Podemos elegir cuál de esas notas queremos enfatizar utilizando la armonía para dirigir al escucha.

Por ejemplo:

Pongamos énfasis en el do y el la. Los siguientes acordes podrían ser efectivos: fa (fa, la, do), lam (la, do, mi), famaj7 (fa, la, do, mi), fa#dim (fa#, la, do), rem7 (re, fa, la, do), re7 (re, fa#, la, do). Solo algunos ejemplos.

Ahora, ¿cómo ponemos énfasis en si y sol?

Acordes como sol (sol, si, re), mim (mi, sol, si), domaj7 (do, mi, sol, si), sim6 (si, re, fa#, sol) podrían ayudar con eso. Esto nos da varias formas de armonizar la melodía. De hecho podríamos utilizar una armonización diferente para cada sección si de verdad lo quisiésemos así.

¿Y cómo puedo asegurarme de que mis acordes funcionen juntos y esas cosas?

En nuestro primer ejemplo los acordes eran el enlace tangible que seguía la melodía. Los acordes eran el pegamento. El lazo tangible en nuestro nuevo ejemplo es, de hecho, la melodía. Esta funge como el pegamento que lo une todo en términos de contexto. Claro, esto quiere decir que nuestros acordes pueden terminar siendo algo MUY abstracto cuando los ponemos juntos y, en ocasiones, esto es algo realmente genial. Pueden terminar con progresiones que suenen a Radiohead muy fácilmente. Por ejemplo; yo podría terminar con una progresión así  al rearmonizar la progresión de Reformat the planet:

Domj9, famaj7, sol7, rem7, sisus4+6, mi6, do9, solmaj7

Los siguientes acordes no aparecen en sol mayor (nuestra escala original): famaj7, sol7, rem7, sisus4+6. La mitad de nuestra progresión no ocurre dentro de nuestra escala base. Esto crea un sentido bastante abstracto respecto a cuál es la escala sobre la que nos encontramos, la cual solo se restablece al final de la frase. Este efecto solo necesita ser utilizado una vez para darnos un punto de diferencia y crear interés en algo que ya está  completamente establecido desde nuestro punto de vista.

Gracias por acompañarme el último año y fracción en estos artículos sobre teoría musical. Ha sido emocionante para mí el brindarles algo por lo que mis cuotas universitarias pagaron al bajo costo de nada. No somos guardianes del conocimiento, somos maestros, todos y cada uno de nosotros. Estamos aquí para impartir el conocimiento y la sabiduría. Por favor, compartan estos tips y trucos con aquellos que estén cerca suyo esperando que alguien pueda beneficiarse de lo que le han enseñado. Por favor compartan conmigo si tienen la oportunidad, muéstrenme cómo ha cambiado su proceso, si su opinión sobre la armonía ha cambiado o, quizá, si solo encontraron un acorde súper genial que no conocían antes. Todas son válidas y espero todas y cada una de ellas.

Por última vez en un buen tiempo, este es Tuberz despidiéndose.

Con Amor:
Tuberz
xoxo

Dig this article? Then consider supporting us on Patreon!